jueves, 25 de octubre de 2012

'Looper': Un nuevo giro en la ciencia ficción


Vaya por delante un hecho: 'Looper' no es una película científicamente exacta. Es más, me atrevería a decir que el concepto de viajes en el tiempo y la lógica causal que plantea ni siquiera acaba de ser válida, ya que a poco que se medite acerca del grueso argumental del film van surgiendo paulatinamente errores de construcción interna y agujeros de guión.

Vaya por delante otro hecho: Rian Johnson los tiene cuadrados y bien puestos. De lo contrario, no se entendería que en su tercer largometraje (habiendo debutado con la impactante 'Brick' y continuado con la algo peor 'Los Hermanos Bloom') arme un pifostio argumental solo comparable a 'Donnie Darko', aunque con mucha más sangre y sudor en esta ocasión. Para que nos entendamos: 'Looper' se hace la picha un lío. Ergo, también se la hace el espectador que intente comprenderla en toda su extensión.


Una vez dicho todo esto, pasemos a lo que realmente importa: en primer lugar, el mundo futurista que plantea Johnson se nutre de una estética sucia y realista con toques de neonoir, cyberpunk e incluso de anime. De hecho, las influencias del anime juegan un gran papel en esta película, tanto a nivel conceptual (cuando lleguéis a ciertas ideas que el film plantea, inevitablemente os vendrá a la cabeza 'Akira' de Katsuhiro Ôtomo) como a nivel visual (Shanghai, los Asesinos Gat asiáticos...), pero solo es una pequeña parte del rompecabezas de ideas, conceptos y referentes que es 'Looper'.

Para que os hagáis una idea de los niveles de lectura que tiene la nueva cinta de Johnson, fijaos bien en la relación que se establece entre el Joe joven (Joseph Gordon-Levitt) y el Joe mayor (Bruce Willis): solamente  con eso se podrían llenar páginas enteras, especialmente analizando la magistral conversación entre ambos que tiene lugar en un bucólico restaurante en medio de un desierto. Pero es que la cosa no acaba ahí: viajes en el tiempo para deshacerse de víctimas de asesinato, contratos con fecha de finalización de cara a evitar paradojas temporales, distintos tipos de asesinos en función del arma que utilizan, una figura todopoderosa que acaba siendo el centro neurálgico de la trama principal... Hay elementos para dar y regalar dentro del guión de 'Looper', tantos que en un momento dado el ritmo de la película se resiente hasta llegar a unos lentísimos 20 minutos del segundo acto en el que parece que no ocurra nada (pese a que son importantes en tanto que se nos brinda una información crucial para el desenlace).



En última instancia, diría que lo nuevo de Rian Johnson, sin ser perfecto y con todos sus errores (la mayoría debidos a un exceso de ambición narrativa), es una cinta interesantísima y una de las mejores opciones a tener en cuenta en las carteleras durante estas semanas. Sin duda alguna, valoro positivamente que Johnson haya tenido narices para darnos un blockbuster de intriga y acción que sin embargo no renuncia a un espíritu indie que le beneficia enormemente ni a obligar al espectador a devanarse los sesos una vez salga de la sala, así como a ganarse a pulso una calificación por edades para adultos gracias a unos tiroteos y a unas ejecuciones que no intentan ocultar cantidades de sangre derramada. Recordemos que no hace ni un año, un cineasta y guionista de la talla de Andrew Niccols tuvo que comprometer su genial premisa para acabar dirigiendo un insufrible pastiche para adolescentes llamado 'In Time'. Al menos a Johnson no le ha pasado esto.

Y lo que se agradece.

Valoración: Muy buena